jueves, 30 de julio de 2009

El átomo de Granada (copla)

Por Leonardo Moledo

Hubo un átomo en Granada
tan majo y tan bien vestido
que los demás lo envidiaban
como a un diamante muy fino.

Era un átomo de uranio
pues lo preguntáis, lo digo
con protones y electrones
relucientes y tan limpios
que parecían estrellas
sobre un espejo de trigo.

Cuando subía a la Alhambra
para pasear y ser visto
las manolas le cantaban
sus amores al oído
y respondiéndoles él
con un gesto, o un cumplido
las manolas suspiraban
durante un año corrido.
Los dos ríos de Granada
cada uno con su estilo,
de a ratos lo acariciaban
como un perro, o un amigo.


El átomo era feliz
muy formal y muy sencillo;
le gustaba ir a los toros
los sábados y domingos
y azuzar a los erales
con verónicas de armiño.
Y saliendo de paseo
al azar de los caminos
derretía madreselvas
con solo enseñar su filo.

Ay, átomo de Granada
lo que eres y lo que has sido!

Porque un día cayó en manos
de una caterva de físicos;
fue a parar a un ciclotrón
circular, oscuro y frío
sin cantares, ni gitanos,
ni palomares, ni ríos.

Empezó el experimento
y el átomo, allí metido
de pronto fue bombardeado
con neutrones asesinos.

Primero no dijo nada
permaneció muy tranquilo
y respondió al bombardeo
radiando solo un poquito.

Pero luego se cansó;
se sintió tan agredido
que tomó su decisión
sin consulta y sin testigos.
Entonces se partió en dos
dejando un par de atomitos
y tres feroces neutrones
veloces y decididos
a partir a cualquier costo
otros átomos amigos

" Una reacción en cadena!"
Gritó el mayor de los físicos
dos corrieron a la puerta
y el menor sacó un cuchillo
andaluz como un gitano
y afilado como un lirio

Pero nada. Ya era tarde
los átomos, decididos
se partían como pájaros
alcanzados por un grito
la explosión fue tan tremenda
tanto el fuego, y tanto el ruido
que de aquel laboratorio
con estampa de castillo
quedó después de un instante
sólo un yermo radioactivo.

Ay, átomo de Granada
lo que eres y lo que has sido!

Granada se había quedado
sin su átomo favorito
aún lo lloran en sus calles
las torres y farolitos.
Y al cruzarse las manolas
y rozarse sus vestidos
se susurran esta copla
siempre con el mismo ritmo

"Si quieres jugar con átomos
bombardearlos, o partirlos
nunca trates de empezar
con uranio granadino."

7 comentarios:

el oso dijo...

Pero luego se cansó;
se sintió tan agredido
que tomó su decisión
sin consulta y sin testigos.
Entonces se partió en dos
dejando un par de atomitos
y tres feroces neutrones
veloces y decididos
a partir a cualquier costo
otros átomos amigos...

Fántástico... Desde la primera vez que leí este átomo de Granada (¿hace más de 15 años?) me fascinó, ya que la osadía de hibridar física y literatura no podía proporcionar mejor resultado.
Abrazo

Marcelo Daniel Bautista dijo...

Excelente ! muy bueno ! Gracias !

leonardo dijo...

Muchas gracias, amigos! Espero que sigan disfrutando del blog. Pronto va a haber muchas novedades.
Leonardo

Lucrecia dijo...

¡¡¡FELICITACIONES POR EL BLOG!!me encanta que tengan estos espacios.

Claudio dijo...

Con esta copla enamoré a una muchacha! :) Gracias Leonardo.

Nat dijo...

Y la muchacha sigue enamorada...

Que bueno haber descubierto este blog, Leonardo. Será de lectura familiar, seguramente.

Alina M dijo...

Soy profesora de Lengua y Literatura.
Le tomo la mano a este romance, y me lo llevo al colegio para presentarlo a mis alumnos.
Una maravilla.