martes, 24 de enero de 2012

Yira, yira: energía solar


La energía, en especial la energía eléctrica es el motor de la civilización. La electricidad se genera a través de métodos hidroeléctricos (caídas de agua y represas), térmicos (se queman petróleo o carbón para calentar agua y hacer girar las turbinas) y nucleares (uranio, nuevamente, nuevamente, para calentar agua y mover las turbinas). Pero todos estos métodos son, o bien contaminante, o bien peligrosos, o utilizan recurso, como el petróleo, que algún día se agotarán. Para encarar estas dificultades, se estudia, y en algunos casos ya se utiliza, la generación de electricidad por medio del viento (energía eólica), o de la luz solar (energía solar). Este tango, curiosamente similar  al de Discépolo, aungura que la energía solar será la principal fuente del futuro, cuando se agoten todas las demás.


Cuando la luz de diez vatios
fayando y fayando
te de oscuridá
cuando tengás la heladera
parada y descongelá
cuando no tengas ni fe
ni uranio de ayer
radiándote al sol
cuando manyés que a tu lado
la carne esta cruda
por falta de gas
tendrás que usar de algún modo 
la fuente solar.

Verás que nada mejora
verás que todo es peor
y el mundo ya no funciona
tira, yira,
cuando te falte energía
cuando te falte calor
no esperes nada de nadie
y alza tus ojos al sol.

Cuando ya no haya corriente
en todos los timbres que vos apretás
cuando se acabe el petróleo
y el uranio no de más
cuando no tengas biomasa
ni alcancen los diques
ni sirva llorar
te acordarás de este otario
que un día buscaba
energía solar