martes, 14 de junio de 2011

La peste negra (poema)

La Peste Negra fue la epidemia más atroz que haya azotado a Europa en toda su historia: se calcula que provocó la  muerte de veinticinco millones de personas: alrededor de un tercio de la población europea de aquel entonces. Transmitida por las ratas y el bacilo archimerica salvi (aislado, curiosamente, recién en 1954, desembarcó en Génova en 1347, y desde allí se expandió por todo el continente a lo largo de cuatro interminables años, con breves rebrotes posteriores. Murió un tercio de la población, y Europa necesitó  dos siglos para recuperarse de la hemorragia demográfica. Los cronistas de la época describen ciudades desoladas, de aldeas donde no quedaba nadie para enterrar a los muertos y los moribundos cavaban su propia tumba, de campos abandonados, de ganado vagando sin dueño por terrenos baldíos que la maleza cubría ante la falta de labranza.


Era el juicio final, era el azote,
de Dios,era la peste
que brutal navegaba hacia el oeste
como un mar de cenizas humeantes
y dejaba a su paso muelles secos,
ciudades desiertas, pueblos devastados.
En los campos se pudrían los arados,
y el trigo no creció: los flagelantes
se azotaron a traves de los caminos
buscando el perdón de sus pecados,
clamando salvación:
Europa se llenó de peregrinos.

Muerte, bubones, cuarentena,
tumba, cadáver, fueron las palabras
de moda.
Cada ermita,
cada altar, cada reliquia,
fue adorada muchas veces
          
siempre en vano.

Pero no era la furia divina,era un pequeño
roedor,y una bacteria
navegando en su sangre diminuta

1 comentarios:

Anónimo dijo...

uauuu!

¿quien no prefiere la furia divina a un pequeño roedor?

inquietante poema poeta
científico

Saludos