martes, 20 de diciembre de 2011

Rock del centro de la Tierra


Dijo el hombre correcto al otro,
que venía de abajo.

¿Dónde has estado,
que sales de las profundidades?.
¿Que hay allí?
Yo veo mucha confusión.

Y el otro tenía una vestidura extraordinaria
y cabalgaba sobre seres que no son de este mundo.

"¿Qué has visto
en el fondo de la tierra?."
preguntó el hombre correcto.
"¿Es verdad
Qué arde allí el fuego eterno?."

"Crucé sin vacilar la roca fundida,
sin temor de mancharme las manos
Cuántos kilómetros de magma
y yo hundiéndome en lo oscuro!
Cuánto descendiamos sin pausa
hacia el abismo!

"¿Y llegaste a las regiones del hierro?"
preguntó el hombre correcto.

Llegué, sí, hasta donde el hierro
arde y burbujea como el agua hirviendo
que quema tu mano correcta
capas sobre capas que fluyen
arrastrando a las otras: sube el magma
por el manto ardiendo y arriba
la geografía se deshace

"¿Qué más viste, tú que cabalgas
sobre animales de otro mundo?
¿Es otro mundo?
¿Hay allí algun ser infernal que no conozca?."

Allí no hay nada, contestó al hombre correcto
el que venía de las profundidades.
Allí no hay nada que te pueda interesar
pero allí arde todo y se cuece
el suelo que te sustenta.

Y volvió a hundirse en lo profundo.