miércoles, 1 de agosto de 2012

Rock de las galaxias

Vengan, reúnanse
donde quiera que estén
Y sepan que las luces
esas luces pequeñas
que en el cielo ven
guardan el secreto de los mundos.

¿Cuál es el secreto de los mundos?

Quedarán calados hasta los huesos
si para ustedes nada significan
esas ruedas de artificio,
esas luces poderosas
que alumbran desde los confines.

Vengan, padres y madres
a lo largo de la Tierra
y miren
y no verán a los dioses
sino remolinos de estrellas
en el cielo hay ruedas de artificio
y cada chispa es un millar de mundos

La línea está trazada
la maldición ha sido echada
El cielo es demasiado para nosotros.

Vengan, familias de la Tierra,
vengan desde sus edificios, pequeños como insectos!
Miren lo que pasa!
Miren lo que hay!
Miren estos remolinos
de mundos
brillando en lo oscuro,
miren estos cúmulos que vuelan
de aquí para allá,











Diez, cien, mil galaxias, unidas
viajando como un tren
por el caminito del cielo
volando como un avión
por el caminito del cielo
arrastrándose como una hormiga
por el caminito del cielo
raudas como una serpiente o una flecha
por el caminito del cielo.

Diez galaxias!
Se dice en un momento!
¿pero pueden pensarlas?

¿Pueden creerlo?

Llamen a los padres y a las madres
de la tierra
y a quienes
manejan los trenes de la Tierra
y pídales que miren al cielo
donde brillan las galaxias
como artilugios de la luz.
en el espacio negro y oscuro como la muerte.

Allí te vas con tu cúmulo, allí te vas.
sabes
hacia dónde vas?
Sabes hacia dónde vas
No podrías saberlo
no tenemos
destino cierto, no sabemos
qué ha de ser de nosotros
¿a dónde iremos,
qué haremos?

Atónito ante el cielo
impávido ante el remolino de los mundos
desconcertado ante las formas caprichosas
que adopta cada enjambre de estrellas
te quedas duro y helado, inmóvil, pensando
¿qué soy yo?
¿Qué son los padres y madres de la tierra
frente a tanta inmensidad?.

Pero debes creer
que allí
en alguna de las galaxias del cosmos
en alguna de las estrellas como fuegos de artificio
en alguno de los planetas que no vemos, ni adivinamos aún
que allí,
debes saberlo,
alguien levanta la vista a un cielo muy distinto
Y te está mirando.

A vos, exactamente.