viernes, 19 de octubre de 2012

La tabla periódica (haiku)



Desde mediados del siglo pasado, los químicos traban de ordenar los elementos, querían encontrar el orden debajo del aparente caos de las sustancias. ¿Podía ser que el mundo se edificara a partir de cincuenta o setenta "elementos químicos" arbitrarios? ¿No tenía que haber un orden subyacente, como lo había en los reinos animal y vegetal? ¿Podía el sustrato de la materia ser un mero desorden? Era evidente que había grupos de elementos parecidos, como el cloro, el bromo, el iodo o algunos metales (oro, plata, cobre). En 1869, Dimitri Ivanóvich Mendeleiev pudo elaborar una tabla, que, con más o menos cambios, hoy se conoce como la Tabla Periódica de Mendeleiev. En mayo de 1869 anunció su descubrimiento ante la Sociedad Rusa de Química, que había contribuido a fundar. La Tabla Periódica es una de las grandes hazañas de la ciencia, y nada puede disminuir su hazaña, la de haber establecido un orden definitivo en los elementos químicos y haber encontrado ese orden profundo que los químicos esperaban.








Debajo del aparente caos

todo es orden y estabilidad.




En la base misma del mundo

fluye la Tabla Periódica.