viernes, 7 de diciembre de 2012

Rock del cambio de siglo


A la vuelta del siglo todo cambia
nuevas invenciones alargan los ojos y los brazos
y los oídos oyen lo que nunca pensaron 

Pero la música no cambiará.

El hombre es siempre el hombre, y la serpiente
sigue viviendo en su madriguera
y el pez oscuro perfora el fondo del lago, pero ahora
pesadas máquinas se elevan por el aire
y las palabras cruzan misteriosamente la distancia.

¿No cambiará la música? 

El hombre es siempre el hombre, y el fuego
sigue ardiendo en el fogón como hizo siempre
pero la oscuridad retrocede asustada
perseguida por nuevas formas de la luz
y el celuloide guarda el movimiento y la memoria
y la voz se conserva en cilindros de metal
¿No ha de cambiar la música? 

El hombre es siempre el hombre y la abeja
elabora la miel de siglo en siglo
pero ahora los instrumentos espían el corazón de la (materia
¿No ha de cambiar la música, no hemos de cambiar tú y yo?

El hombre es siempre el hombre, y el volcán
duerme su sueño de lava y de cenizas
Pero las máquinas bajan al fondo del océano
y pronto treparán a las estrellas. 

¿No hemos de cambiar, la música no cambiará? 

El hombre es siempre el hombre, y el río
desciende hacia el mar como hizo siempre
pero extraños rayos ven tus huesos
y los míos